El tenor mexicano Rolando Villazón (1972) dedica su último trabajo a conmemorar el 200 aniversario del nacimiento de Giuseppe Verdi (1813-1901) con una selección "personal" de arias y canciones del compositor italiano.

Se trata, asegura su discográfica, Deutsche Grammophon, "de un viaje personal de exploración al mundo oculto de las pasiones de Verdi por parte de un tenor apasionado".

"Empezamos con un aria de su primera ópera, 'Oberto'. Luego, arias de sus primeros años, de sus óperas más populares y de su período de madurez, así como una selección de canciones orquestadas por Berio, la parte para el tenor solista de su gran oratorio religioso hasta llegar a la ultimísima que compuso para tenor", explica Villazón en el CD.

El disco, "Verdi", incluye arias de "Oberto, conte di San Bonifacio", "I due Foscari", "I Lombardi alla prima crociata", "Il corsaro", "Rigoletto", "La traviata", "Un ballo in maschera", "Don Carlo" y "Falstaff", así como canciones como "Brindisi", "L'esule" e "In solitaria stanza", interpretadas junto al Coro y Orquesta del Teatro Regio Torino.

Para el mexicano, interpretar a Verdi es cantar variaciones "sobre la eterna melodía del alma humana. Fue un hombre que procedía del pueblo y componía para el, un genio que nunca perdió el contacto con las fuerzas básicas del corazón humano. Fue, de hecho -añade-, el menos pretencioso de todos los compositores".

Con Villazón colaboran en el disco la soprano alemana Mojca Erdmann y el tenor español Vicente Ombuena, con dirección de Gianandrea Noseda.

El tenor o "performer artístico", como a él le gusta definirse, está "completamente recuperado", según el mismo contaba a principios de enero en Madrid, de los problemas de garganta que le obligaron a suspender en abril de 2009 en el Metropolitan Opera House de Nueva York.