Un grupo de talibanes suicidas atacó el domingo una base conjunta afgano-estadounidense en el este de Afganistán, donde detonaron cargas explosivas en la entrada principal e intercambiaron fuego con la tropa aliada por unas dos horas hasta que fueron abatidos.

Los atacantes y por lo menos cinco afganos murieron en el ataque, dijo el mando militar. El vocero talibán Zabiulá Muyahid se atribuyó la responsabilidad de la operación.

En el ataque, dos vehículos cargados de explosivos se dirigieron a toda velocidad contra la entrada principal de la base poco antes del amanecer. El primer vehículo, con tracción a las cuatro ruedas, fue detonado en la entrada, dijo Hazrat Husain Mashreqiwal, vocero del jefe de la policía provincial. Los centinelas comenzaron a disparar al segundo vehículo antes de que fuera detonado, agregó. No fue aclarado si los explosivos fueron detonados por los atacantes o por los disparos de los centinelas.

Dos estudiantes afganos de una facultad de medicina privada fueron muertos durante el ataque, al igual que otros tres civiles afganos que trabajaban en la base, dijo Mashreqiwal. No supo si los trabajadores eran guardas privados de la base, miembros de las fuerzas de seguridad o empleados civiles.

Nueve atacantes participaron en el asalto, indicó, tres de ellos fueron muertos en las detonaciones suicidas y otros seis perecieron en el combate subsiguiente que duró unas pocas horas.

El mayor Martyn Crighton, vocero de las fuerzas militares internacionales en Afganistán, dijo que varios helicópteros "fueron activados y utilizados" pero no aclaró si participaron en acabar con los atacantes.