El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ha afirmado que "la decisión de las pensiones la impone la realidad, no Bruselas" en relación a la postura de su Gabinete de no revalorizar este año las pensiones conforme al Índice de Precios al Consumo (IPC), tal y como fija la ley.

El jefe del Ejecutivo español señala en una entrevista con el diario "La Razón" que "probablemente es una de las decisiones que más me ha costado tomar, pero lo he hecho porque considero que es imprescindible para el conjunto del país".

El gobernante español justifica el incumplimiento de su promesa electoral en la política de equilibrio fiscal y afirma que "a España se le ha pedido que haga un esfuerzo muy difícil, que supone pasar del 8,9 por ciento de déficit al 6,3 por ciento en un solo año".

En opinión del mandatario conservador "es muy complicado reducir 2,6 puntos de déficit en un contexto de recesión, con tantos problemas con los ingresos y con una financiación tan cara".

Asegura que: "Durante muchos años hemos gastado demasiado y sin que ese gasto se correspondiese con nuestros ingresos. Eso nos ha colocado delante de un proceso duro, difícil, pero imprescindible para recuperar el empleo".

Respecto al momento elegido para anunciarlo, objeto de muchas críticas de la oposición por retrasarlo hasta pasadas las elecciones autonómicas en Cataluña, Rajoy admite que la decisión pudo haber sido tomada antes.

"No lo hicimos porque intentamos hasta el último momento no tener que tomar esa decisión. Y la hemos tomado porque no teníamos otra opción", aseguró el dirigente español.

Recordó que: "la Seguridad Social (española) ha perdido casi tres millones de cotizantes y hemos tenido que recurrir al fondo de reserva para hacer frente a la paga de Navidad".

En la entrevista, el mandatario español advierte de que en el próximo presupuesto "sólo crecen dos partidas: la de las pensiones y la de los intereses de la deuda".

"No hay que olvidar que las pensiones representan la cuarta parte del gasto público español, un 25 por ciento de todo lo que gastan todas las Administraciones Públicas. Creo que el año que viene será mejor que éste, también en materia de pensiones" explica Rajoy.

Respecto a la petición de ayuda financiera a los socios europeos, Rajoy explica que "del rescate se ha hablado mucho en estos meses" y puntualiza: "Entiendo que cuando hablamos de rescate, nos referimos a la posibilidad de que España pida al Banco Central Europeo (BCE) que compre bonos en el mercado secundario".

Recuerda que "eso ya ocurrió en verano de 2011, lo que pasa es que ahora se le llama rescate".

Para el próximo año, el jefe del Ejecutivo español vaticina "un crecimiento negativo. En 2014 ya habrá crecimiento positivo para la economía. Así lo entienden también el FMI, la OCDE y otros organismos. Nuestra obligación es mantener la misma política económica porque empieza a haber signos positivos".

Rajoy reconoce que: "En estos momentos no estoy en condiciones de asegurarlo" al ser preguntado si habrá nuevos recortes en Educación, Sanidad o en la Función Pública.

También admite otro incumplimiento al haber subido: "casi todos los impuestos en contra de nuestro programa electoral porque consideramos vital reconducir unas finanzas públicas que estaban fuera de control".