Al menos cuatro niños murieron al estallar una bomba abandonada de la Guerra de Vietnam con la que estaban jugando en el sur del país asiático, según indicaron hoy fuentes policiales.

El accidente ocurrió el domingo en una aldea de la provincia de Vinh Long, cuando los menores jugaban con el artefacto en un campo de bambú, afirmó el Departamento de Policía del Distrito de Vung Liem.

La detonación mató a una niña de 4 años y a dos niños de 6 y 1 años, mientras que otro menor de 6 años falleció en el hospital, donde se encuentran ingresados con quemaduras graves otros dos niños de 5 y 12 años y dos adultos.

En esta zona operaban los comunistas del Vietcong durante los conflictos con Francia, primero, y Estados Unidos después y fue blanco de intensos bombardeos por los aviones norteamericanos.

Desde el final de la guerra en 1975, han muerto unas 42.000 personas por culpa de las bombas abandonadas, una tercera parte de ellas chatarreros que buscaban y desactivaban bombas para vender el metal.

Unos 15 millones de toneladas de bombas fueron arrojados durante la contienda, un 10 % de ellas no estallaron, según la organización Renew dedicada a la desactivación de explosivos.