La canciller alemana, Angela Merkel, no descarta completamente otra quita griega en el futuro aunque recuerda que en las recientes medidas aprobadas para Grecia se ha postergado el plazo para alcanzar los objetivos marcados hasta 2016.

"El actual programa de ayudas para Grecia se prolonga hasta 2014 y se le ha dado dos años más, hasta 2016, para que cumpla determinados objetivos presupuestarios", apunta la canciller, en declaraciones al dominical "Bild am Sonntag".

Merkel responde así a la pregunta de si, como afirma la oposición socialdemócrata, no ha dicho la verdad acerca de una eventual nueva quita griega o si pretende plantear esa cuestión después de las elecciones generales, previstas en septiembre de 2013.

"Si Grecia vuelve a estar un día en disposición de salir adelante con sus ingresos, sin tener que endeudarse más, ahí analizaremos y evaluaremos de nuevo la situación. Esto no va a ocurrir antes de 2014 o 2015, si todo funciona de acuerdo con el plan", añade.

En esa entrevista Merkel defiende el nuevo paquete de ayudas para Grecia al tiempo que expresa su "comprensión" por el escepticismo que pueda despertar, visto que el proceder pasado de Atenas "decepcionó" a sus socios.

El tercer paquete de ayuda, aprobado esta semana con amplia mayoría por el Parlamento alemán (Bundestag), es "necesario", apunta la canciller, aunque precisa que debe derivar en las "mínimas cargas adicionales posibles" para el contribuyente.

El Parlamento alemán aprobó el viernes el tercer paquete de ayudas para Grecia con los votos de buena parte de los diputados de la coalición de gobierno y el respaldo mayoritario de los opositores socialdemócratas y verdes.

Pese a ese apoyo, el líder del grupo socialdemócrata, Frank-Walter Steinmeier, acusó al Ejecutivo de no decir toda la verdad y de aplazar, para después de las elecciones generales 2013, una quita de la deuda griega, que considera inevitable.