La Iglesia católica de El Salvador pidió hoy tomar en cuenta las advertencias de la relatora de la ONU sobre la independencia de magistrados y abogados, Gabriela Knaul, quien señaló "serias interferencias" y "amenazas" de otros poderes públicos contra el Órgano Judicial.

Los señalamientos de Knaul "hay que tomarlos en cuenta", declaró el arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar, en su rueda de prensa dominical en la catedral metropolitana.

Tras una visita de ocho días al país, Knaul expresó el 26 de noviembre pasado que "en El Salvador siguen existiendo serias interferencias de otras ramas de los poderes públicos" en la justicia y que "estas amenazas a la independencia institucional del Órgano Judicial deberían ser evaluadas y tratadas" con "urgencia".

Según la funcionaria, esta situación "se demostró en la reciente crisis institucional" que hubo de junio a agosto pasados entre el Parlamento y la Corte Suprema de Justicia (CSJ) por la anulación, por parte de la Sala de lo Constitucional, de las elecciones de magistrados hechas en 2006 y abril de este año.

Escobar subrayó que "lo que la señora de la ONU ha dicho confirma" cuestionamientos que la propia Iglesia y diversos sectores políticos y sociales de El Salvador han hecho sobre esas "interferencias" en la justicia.

Consideró que "la sugerencia de ella (de abordar esta situación con urgencia) es totalmente válida".

En "la democracia, para que se solidifique, deben funcionar las instituciones con independencia y los poderes mismos deben funcionar con independencia", sentenció el prelado.

"Esta voz (de la relatora) abona sin duda a este bien social que es la democracia, que todos queremos que se consolide cada vez más", añadió.

Escobar consideró como parte del juego democrático las posiciones divergentes de los principales partidos salvadoreños sobre las advertencias de la relatora, minimizadas por el gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y apoyadas por la opositora Alianza Republicana Nacionalista (ARENA).

"Entiendo que hay distintas posiciones (...), que hay ánimos encontrados, y eso también es democrático", comentó.

El arzobispo reiteró el llamamiento a la Asamblea Legislativa para que elija pronto al nuevo fiscal general del Estado, tras la anulación de la designación de Astor Escalante, en julio, también por parte de la Sala de lo Constitucional.

La relatora expresó su "preocupación" porque la tardanza en la elección del fiscal podría derivar en otra crisis institucional.