Decenas de miles de personas se manifestaron hoy en Budapest contra el creciente extremismo político en Hungría, que vivió su punto culminante esta semana con la propuesta del partido derechista Jobbik de crear una lista con los nombres de políticos judíos en el país.

El líder del grupo parlamentario del gobernante partido conservador Fidesz, Antal Rogán, recordó que el Holocausto "comenzó con listas" y calificó de "inaceptable" la propuesta del Jobbik.

Los manifestantes llenaron la plaza Kossuth, donde se encuentra el Parlamento de Hungría.

El ex primer ministro Gordon Bajnai, uno de los líderes de la fragmentada oposición, aseguró ante los manifestantes que "los nazis solo traen la destrucción, porque para ellos lo mejor es que a Hungría le vaya peor".

Márton Gyöngyösi, jefe adjunto del grupo parlamentario del Jobbik, propuso el lunes elaborar "listas de judíos" que tengan funciones en el Gobierno o que sean miembros del Parlamento y que puedan suponer un riesgo para la "seguridad nacional" del país.

El presidente del opositor Partido Socialista, Attila Mesterházy, afirmó que las palabras de Gyöngyösi representan "un claro fascismo" y que la manifestación de hoy es "el primer día de una nueva lucha contra los neonazis".

Bajo fuertes aplausos de los manifestantes, Mesterházy pidió a todas las fuerzas políticas de Hungría que "encierren en cuarentena al Jobbik".

Convocados por la Fundación "Juntos por Jerusalén", así como por decenas de organizaciones civiles y religiosas, los participantes levantaron carteles contra el Jobbik y el nazismo.

La manifestación fue calificada de "histórica" por la prensa local, ya que la protesta pudo unir a políticos del gobernante Fidesz y de la oposición de izquierda, que en otros temas resultan ser casi inconciliables.