Indígenas aimaras construyen una balsa para que el presidente boliviano, Evo Morales, protagonice los ritos en el lago Titicaca que se dedicarán al Solsticio de Verano en el hemisferio Sur el 21 de diciembre, informó hoy una fuente oficial.

El ministro de Exteriores, David Choquehuanca, de la etnia aimara, al igual que Morales, visitó hoy la isla Suriki del lago para conocer el avance de la embarcación de totora (una especie de junco) que tendrá 15 metros de longitud y 4,5 metros de ancho.

La construcción fue encargada a un grupo de indígenas del lago Titicaca, situado a 3.800 metros sobre el nivel del mar, reconocidos por su experiencia para hacer balsas de totora que aguantaron largas travesías en el océano Pacífico en experimentos de navegación.

La obra actual, a cargo del constructor principal Porfirio Limachi, ha avanzado en un 85 % y será entregada la próxima semana, dijo una fuente del Ministerio de Exteriores consultada por Efe.

La balsa, bautizada como Thunupa en honor a una deidad andina, será usada por Morales para diversas ceremonias a propósito de la celebración del Solsticio de Verano y a las que se invitarán a otros mandatarios, diplomáticos, dirigentes indígenas y sociales.

La embarcación viajará cinco días antes del 21 de diciembre por diversas islas del lago, compartido con Perú, trasladando un "fuego sagrado" hasta la Isla del Sol, sede de las principales ceremonias.

Para esa fecha, el Gobierno boliviano ha preparado una fiesta cultural sobre el fin de una era y el recibimiento de una nueva época "en un tiempo de equilibrio y armonía para la Madre Tierra".

En el encuentro habrá diversos actos culturales y debates sobre la sabiduría, la política y religiosidad de los indígenas y su importancia en la nueva era para la humanidad.

La celebración de la cultura andina será paralela a la de los mayas, para quienes el 21 de diciembre representa un hito en su calendario al marcar el fin de un ciclo y el comienzo de otro