Al menos 20 miembros de una columna de las FARC habrían muerto en un bombardeo que lanzaron las fuerzas militares contra tres campamentos de los rebeldes, ubicados en una zona rural al suroeste del país, informaron el domingo las autoridades.

El asalto dirigido por la Tercera División del Ejército y unidades de la Fuerza Aérea tuvo lugar en la madrugada contra tres resguardos de la columna "Mariscal Sucre" de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), distribuidos en un área de dos kilómetros de selva del municipio de Ricaurte, departamento de Nariño y a unos 530 kilómetros al suroeste de Bogotá.

"Por lo menos se habría dado de baja a 20 bandidos. Muchos otros estarían heridos por lo que se están haciendo los registros para tratar de capturarlos", afirmó el general Jorge Alberto Segura, comandante de la Tercera División, en una entrevista telefónica con The Associated Press.

El jefe militar indicó que entre los muertos figura el cabecilla de esa columna alias Guillermo Pequeño, de tenía 25 años en las filas rebeldes.

Segura señaló que para dar con los campamentos, que reunían a unos 60 rebeldes, se contó con información de los habitantes de la zona que, según explicó Segura, "apoyan mucho a las fuerzas del orden porque están cansados con las operaciones delictivas" de la guerrilla en su contra.

En los campamentos, las autoridades incautaron material bélico y de intendencia, además de cartillas o guías que servían a los guerrilleros para instruirlos en la tenencia y cuidado de secuestrados.

El ataque de la fuerza pública se da a días de que negociadores del gobierno del presidente Juan Manuel Santos y de las FARC retomen la segunda ronda de una serie de conversaciones que sostienen en Cuba y con las que pretenden poner fin a un conflicto de casi medio siglo.

Durante este nuevo intento de paz, la fuerza pública no ha detenido sus operaciones contra el grupo guerrillero de unos 8.000 alzados en armas, a pesar de la declaración unilateral de cese al fuego y de sabotajes a la infraestructura del país que promulgaron voceros rebeldes desde la Habana el pasado 19 de noviembre.