El presidente de la Cámara de Representantes de EE.UU., el republicano John Boehner, reconoció hoy sentirse "estupefacto" tras la propuesta de reducción del déficit de la Casa Blanca para evitar el llamado "precipicio fiscal".

"Estaba estupefacto. Le miré y dije: no puedes estar hablando en serio. Nunca he visto algo semejante", explicó Boehner en una entrevista en el canal Fox.

El líder republicano se refería así al plan de reducción del déficit presentado el pasado jueves en el Congreso por el secretario del Tesoro, Timothy Geithner, encargado por el presidente Barack Obama para encabezar las negociaciones con los legisladores.

"Ahora mismo diría que no estamos en ningún sitio. Punto. No hay ningún acuerdo", agregó Boehner.

Reconoció, sin embargo, que la victoria de Obama en las elecciones presidenciales de noviembre habían otorgado algo de respaldo a sus propuestas, pero criticó la táctica de la Administración de imponer una solución.

"Ganaron las elecciones, pero deben haber olvidado que los republicanos continúan teniendo la mayoría en la Cámara de Representantes. La idea de negociación del presidente es: entrégate y haz lo que digo", señaló.

El reciente plan de Obama presentado por Geithner incluye un aumento de 1,6 billones de dólares en ingresos por subida de impuestos durante la próxima década, con un plan de inversiones y estímulo de unos 50.000 millones de dólares y la reforma parcial de los programas de seguridad social.

Los republicanos han afirmado que cualquier plan que lleve consigo la subida de impuestos será rechazado, y se han concentrado en exigir un importante recorte en los programas de seguridad social.

De no alcanzarse un acuerdo antes de que concluya el mes de diciembre, entraría en vigor en enero una abrupta combinación de recortes de gasto público y subida de impuestos conocida como "precipicio fiscal", de entorno a 500.000 millones de dólares.