El ex presidente del Gobierno español José María Aznar considera que España vive uno de los momentos "más desalentadores" de toda la historia de la transición y apunta que, "por primera vez en democracia, los políticos se han convertido en un problema grave para el país".

En una entrevista que publica hoy el periódico "El Mundo", Aznar asegura que la izquierda está "completamente desarticulada" y sin "proyecto coherente".

Opina que "los nacionalismos se han convertido al secesionismo", de manera que, a su juicio, "lo único que queda con capacidad de vertebración es el Partido Popular", el partido encabezado por Mariano Rajoy que gobierna en España.

Aznar, quien "diría que no" si en este momento le propusiesen retornar a la primera línea de la política, acusa a los líderes nacionalistas catalanes de "deslealtad" con el pacto de la transición y con los "compromisos políticos asumidos mayoritariamente por los catalanes".

También dice estar "muy preocupado" por la situación en el País Vasco y ve "obvio" que los propósitos de los nacionalistas vascos del PNV que gobiernan en esa región "no son muy distintos de los expresados en Cataluña", donde el presidente Artur Mas ha prometido un referéndum sobre la independencia.

Con respecto a la actual situación económica, el expresidente del Gobierno recordó que él dejó en España "más de 17 millones de personas trabajando, dejé superávit presupuestario", una deuda pública calificada con la triple A y sin prima de riesgo.