La escritora J.K. Rowling, autora de las aventuras del niño mago Harry Potter, ha admitido sentirse "engañada y furiosa" por el rechazo del primer ministro británico, David Cameron, a legislar un sistema de autorregulación de la prensa.

El informe del juez Brian Leveson sobre el caso de las escuchas en la prensa recomendó el jueves aprobar una legislación en el Reino Unido para crear un organismo supervisor de la prensa que garantice que los medios pueden autorregularse con eficacia a fin de proteger a las víctimas de los acosos de los periodistas.

Aunque aceptó gran parte de las recomendaciones del informe para que se aplique un nuevo sistema de autorregulación, Cameron manifestó sus reticencias a legislar al respecto ante el temor de que pueda poner en peligro la libertad de expresión.

En un artículo publicado hoy en el diario "The Guardian", Rowling, que fue víctima del acoso de la prensa, admitió sentirse muy molesta por la respuesta del primer ministro teniendo en cuenta lo mucho que las víctimas han sufrido por los pinchazos ilegales.

El informe Leveson fue encargado por Cameron en 2011 a raíz del escándalo de las escuchas del desaparecido dominical "News of the World", que pinchó móviles de ricos y famosos para obtener exclusivas.

La escritora, conocida donante del Partido Laborista, ha admitido que decidió prestar declaración ante el juez Lord Leveson porque quería contribuir de alguna manera a cambiar el actual sistema de autorregulación puesto que no ha servido para proteger a su familia de la persecución de los reporteros.

La prensa británica se autorregula actualmente a través de la llamada Comisión de Quejas a la Prensa, considerada ineficaz.

"Si el primer ministro no quería cambiar el sistema de regulación, ni siquiera a uno moderado, equilibrado y proporcionado como propone Lord Leveson, no entiendo por qué se ha gastado tanto dinero público (en la pesquisa) y por qué se le pidió a tanta gente que reviviese episodios dolorosos (con sus declaraciones en la investigación) delante de millones de personas", afirma Rowling.

"Como muchos otros, me siento engañada y furiosa" por la respuesta del primer ministro, agrega.

Las recomendaciones del informe Leveson han causado divisiones entre las principales formaciones políticas ya que, frente al rechazo de Cameron a legislar, los principales partidos de la oposición estar a favor de una ley de autorregulación puesto que ven imperativo proteger a las víctimas.

Según el magistrado, el nuevo organismo independiente regulador debe garantizar la calidad del periodismo y, al mismo tiempo, proteger la intimidad de las personas.

Durante los meses que ha durado la investigación, políticos, empresarios y famosos prestaron declaración, entre ellos el propio primer ministro; el viceprimer ministro británico, Nick Clegg; el exjefe de Gobierno laborista Tony Blair, así como Rupert Murdoch, el actor Hugh Grant y J.K. Rowling.