El presidente de Bolivia, Evo Morales, sembró hoy quinua en una parcela de su propiedad en la zona andina del país, donde los cultivos del grano están reemplazando al de la papa por su creciente demanda en el mundo.

Morales comenzó la siembra manejando personalmente un tractor en una superficie de 10 hectáreas tras asistir al ritual ancestral de la "wilancha", cumplido por los indígenas aimaras de esa comunidad, que sacrificaron a una llama cuyo corazón aún palpitante arrojaron sobre una fogata a modo de ofrenda a la "pachamama" o madre tierra.

El mandatario dijo que su Gobierno pretende apoyar la industrialización de la quinua en el país, un sector en el que en este momento Perú aventaja a Bolivia.

También avanzó que probablemente viajará el próximo 1 de enero a la sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Nueva York para lanzar el Año Internacional de la Quinua, en un acto que debía haberse celebrado en octubre pasado y que fue pospuesto debido al huracán "Sandy" que azotó la costa este de Estados Unidos.

Morales fue designado en junio pasado embajador especial de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) para la quinua.

La FAO declaró 2013 como Año Internacional de la Quinua en reconocimiento a la alta calidad nutricional de este alimento de alto valor proteico y cuyos cultivos se pueden adaptar a diversas regiones del mundo donde existen problemas de desnutrición.

El viceministro boliviano de Desarrollo Rural, Víctor Hugo Vázquez, destacó hoy que su país es uno de los principales productores y exportadores mundiales de quinua, con 69.000 hectáreas de cultivo alcanzadas este año que proporcionaron una cosecha de 44.000 toneladas de este pseudo-cereal que durante siglos constituyó la base alimenticia de las culturas prehispánicas en la región andina.

Los cultivos de quinua en Bolivia representan el 46 % de la producción mundial de este grano, del que Perú es el segundo productor mundial con el 42 % y Estados Unidos el tercero.