La canciller alemana, Angela Merkel, ratificó hoy su pleno apoyo a Israel, país que califica de "única democracia" en su región, así como su compromiso con una solución al conflicto basada en dos Estados, palestino e israelí.

Alemania estará siempre "del lado de Israel", apunta la canciller en su mensaje semanal por vídeo, ante la visita a Berlín la próxima semana del primer ministro Benjamin Netanyahu, con quien presidirá las cuartas consultas gubernamentales bilaterales.

La cita se producirá una semana después de la histórica sesión en la Asamblea General de la ONU, en que se reconoció a Palestina como Estado observador, votación en la que Alemania se abstuvo.

La postura de Berlín ha causado decepción en Israel, que hasta ahora tuvo el apoyo incondicional de Alemania, país que por razones de responsabilidad histórica observa la máxima cautela ante cualquier eventual crítica a la política israelí.

En su mensaje, Merkel recuerda que también ahora, en ocasión de los recientes ataques con misiles de Hamás, su gobierno expresó su apoyo total a Israel y su convicción de que el país tiene "no solo el derecho, sino también el deber de defender a sus ciudadanos".

La canciller insiste en la solución basada en los dos Estados, al tiempo que apremia a reanudar "lo antes posible" las conversaciones de paz directas entre ambas partes.

Según Merkel, las consultas bilaterales son "expresión del hecho de que Israel es la única democracia en la región".

La canciller recuerda el valor de esos vínculos, cuyo inicio marcó el establecimiento de relaciones diplomáticas en 1965, veinte años después del fin "del horror del Holocausto".

La jefa del Gobierno alemán recibirá a Netanyahu el miércoles por la noche, para una cena de trabajo, a la que seguirán al día siguiente las consultas gubernamentales bilaterales.

Se trata de la cuarta ronda de esas consultas, que fueron instituidas según el modelo de encuentros que Alemania mantiene con sus principales socios europeos -como Francia, España y Polonia- así como a EEUU, Rusia y China.

En una visita anterior de Netanyahu a Berlín, en abril de 2011, Merkel garantizó al primer ministro israelí que su Gobierno no respaldaría ninguna proclamación unilateral de un Estado palestino, como la que la Autoridad Nacional promovió ante la ONU.

La decisión de abstenerse, en lugar de respaldar más claramente a Israel con un voto negativo, fue interpretada como un giro casi radical en su línea de fidelidad casi incondicional.

Fuentes gubernamentales evitaron pronunciarse el viernes sobre si Merkel "espera" recibir críticas de Netanyahu y afirmaron que la canciller estima que el encuentro discurrirá en un "clima abierto y sincero", como corresponde a una "buena conversación entre amigos".

Alemania estuvo, como el Reino Unido, entre los países de la Unión Europea (UE) que se abstuvieron en el voto sobre Palestina.

Hubo en el seno de la UE una mayoría de 14 países que votó a favor (Austria, Bélgica, Chipre, Dinamarca, Finlandia, Francia, Grecia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Malta, Portugal, España y Suecia), mientras que sólo la República Checa votó en contra.