Irán podría abandonar el Tratado de No Proliferación (TNP) nuclear si es atacado debido a su programa atómico, según dijo el representante del país ante el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), Ali Asghar Soltanieh.

Si Irán fuera atacado, como han amenazado Israel y EEUU, "me temo que el Parlamento presionaría al Gobierno para que redujera su cooperación con el OIEA, o que suspenda las inspecciones de instalaciones nucleares, o incluso que abandone el TNP", dijo Soltanieh hoy a la televisión iraní en inglés, PressTV.

Soltanieh precisó que, mientras el país no sea atacado, "insistimos en que continuaremos nuestra cooperación con el OIEA", el organismo de la ONU encargado de supervisar el cumplimiento del TNP, del que Irán es signatario, e inspeccionar las instalaciones y actividades nucleares.

En todo caso, dijo el diplomático iraní, "nunca suspenderemos el enriquecimiento de uranio, que está bajo la vigilancia de las cámaras del OIEA 24 horas al día", ya que lo consideró un "derecho inalienable", de acuerdo con los pactos internacionales.

Reiteró que el uranio enriquecido al 20 por ciento que Irán produce "está dedicado a un uso pacífico" y señaló que, "por ejemplo, se destina al reactor de investigación de Teherán", usado para producir isótopos radiactivos de uso médico, que según las autoridades de Teherán sirven para atender a 800.000 pacientes.

"Nadie se atrevería a atacar a Irán, pero si hay cualquier ataque, estoy seguro de que habría una dura respuesta", recalcó Soltanieh, quien señaló que se construirían instalaciones mejor protegidas.

Según él, Irán puede "producir localmente todos los componentes" de cualquier instalación destruida en un eventual ataque y "es capaz de reemplazar inmediatamente" las centrifugadoras de enriquecimiento de uranio o los equipos que se puedan dañar.

Irán está sometido a sanciones de la ONU por su programa nuclear y también de la Unión Europea, EEUU y otros países, que sospechan que sus actividades atómicas podrían tener una vertiente armamentista, lo que Teherán niega y afirma que son exclusivamente civiles y pacíficas.

El Gobierno de Israel y personalidades de EEUU han amenazado con atacar Irán para frenar su programa nuclear, a lo que Teherán ha contestado que dará "una respuesta aplastante" a cualquier agresión.