Decenas de miles de islamistas se manifestaron hoy en El Cairo para expresar su apoyo al presidente Mohamed Mursi y al borrador de la nueva Constitución, en una protesta que transcurre de forma pacífica.

El ambiente era festivo en la plaza del Nahda (Renacimiento) junto a la Universidad de El Cairo, lugar elegido por los grupos islamistas, liderados por los Hermanos Musulmanes, para celebrar la concentración y evitar confrontaciones con los manifestantes anti-Mursi acampados en la emblemática plaza Tahrir.

Los islamistas, entre los que había bastantes mujeres, llevaban carteles que decían "Todos elegimos Egipto", "La declaración constitucional es para cumplir las demandas de la revolución" y "Sí a la declaración para golpear la corrupción".

De esta forma daban su apoyo al controvertido decreto emitido el pasado 22 de noviembre por Mursi, en el que el presidente blindaba sus poderes, la Asamblea Constituyente y la Cámara alta del Parlamento frente a la Justicia.

Esa declaración constitucional ha suscitado una amplia división en el país, que en la última semana ha sido escenario de choques entre manifestantes antigubernamentales y la policía en las inmediaciones de Tahrir y de asaltos contra sedes de los Hermanos Musulmanes, grupo en el que militaba Mursi antes de jurar el cargo.

"Los partidos de la oposición quieren destruir nuestro país y nuestra unidad", dijo en declaraciones a Efe el coronel retirado Saleh Igazi, que acudió a la manifestación islamista, aunque aseguró que es independiente y no sigue a ningún partido.

En su opinión, la principal fortaleza de Egipto es la unidad y sin ella el país no podrá avanzar hacia la modernidad.

Sobre el borrador de la nueva Carta Magna, aprobado ayer por la Asamblea Constituyente pese al boicot de los laicos, Igazi consideró que es "una Constitución moderada".

"Pasé toda la noche viendo la televisión y escuchando cada uno de sus artículos, y (la Constitución) es bastante buena. Si sabes de algo mejor, dime y podemos debatir", sugirió el militar jubilado.

La protesta de los islamistas se celebra un día después de una manifestación multitudinaria en Tahrir, organizada por los grupos laicos y revolucionarios, contra el decreto del presidente y el borrador de la nueva Constitución.

Hoy se espera que el presidente de la Asamblea Constituyente, Hosam al Gariani, entregue el borrador a Mursi para que convoque un referéndum popular sobre la nueva Constitución.