El Gobierno argentino informó hoy que mantuvo esta semana dos reuniones con las autoridades iraníes para intentar esclarecer el atentado terrorista contra la mutualista judía AMIA de Buenos Aires en 1994 y añadió que preparan "un plan de acción" para el próximo encuentro, previsto para enero.

"Los días 27 y 28 de noviembre, en la ciudad de Zurich (Suiza), se realizaron dos nuevas sesiones de trabajo con la República Islámica de Irán para seguir avanzando en la resolución legal de la causa AMIA", dijo el canciller argentino, Héctor Timerman, en una rueda de prensa.

La delegación argentina estuvo encabezada por el vicecanciller, Eduardo Zuain, y la Procuradora del Tesoro, Angelina Abbona.

Timerman señaló que analizan "distintas formulas históricas que fueron utilizadas para situaciones similares a la causa AMIA y que respeten la legislación nacional".

"Durante las próximas semanas nuestro país presentará un plan de acción que se discutirá en la próxima reunión a llevarse a cabo en el mes de enero", avanzó el funcionario, quien recordó que cualquier acuerdo con el Gobierno iraní deberá ser aprobado por el Congreso.

El canciller desmintió una información publicada hoy en el diario conservador La Nación, de Buenos Aires, a la que calificó de "saga de intrigas producto de la imaginación de su autor" y que informaba de una próxima reunión que, según Timerman, "ya ocurrió".

El pasado mes de octubre, los Gobiernos de Argentina e Irán empezaron en Suiza las conversaciones sobre el conflicto que enfrenta a ambos países por el atentado en 1994 contra la sede de la AMIA en Buenos Aires, en el que murieron 85 personas.

Timerman desmintió también que se estudie trasladar el diálogo a otro países y aseguró que "sería inconcebible que se estudie alternativas como Líbano o Siria", tal y como insinuaron las fuentes consultadas por La Nación.

Por el caso AMIA, en 2006 la Justicia argentina libró una orden de captura internacional contra el entonces ministro iraní de Defensa, Ahmad Vahidi; el exministro iraní de Información Alí Fallahijan, el exasesor gubernamental Mohsen Rezai, el exagregado de la embajada de Irán en Buenos Aires Moshen Rabbani, el exfuncionario diplomático Ahmad Reza Ashgari y el libanés Imad Fayez Mughniyah.

También son requeridos por la Justicia argentina el viceministro de Relaciones Exteriores para Asuntos Africanos de Irán, Hadi Soleimanpour; el expresidente iraní Alí Akbar Rafsanjani, y el exministro iraní de Relaciones Exteriores Alí Akbar Velayati.

El ataque contra la AMIA sucedió a otro que destruyó la embajada de Israel en Buenos Aires el 17 de marzo de 1992 y provocó la muerte de 29 personas.