La afluencia de electores a los colegios de Kuwait, donde hoy se celebran comicios legislativos, fue desigual en las primeras horas de la mañana, informaron medios de comunicación del país.

En su versión digital, el diario "Alan" (Ahora) señaló que la concurrencia de votantes fue "floja", sobre todo, en la quinta circunscripción, mientras que el periódico "Al Yarida" indicó que la afluencia ha variado de un distrito a otro.

"Al Yarida" destacó que en la zona de Al Rumizía hubo un colegio donde solo podían votar hombres, en el que la participación fue grande.

El presidente de la Comisión Electoral y del Tribunal de Apelación, Ahmed al Oyail, vaticinó que durante las últimas tres o cuatro horas de votación la afluencia aumentará, según la agencia de noticias oficial Kuna.

Por su parte, durante la visita a un colegio de la tercera circunscripción, el ministro de Información, jeque Mohamed Abdalá al Mubarak al Sabah, aseguró que la participación en ese centro fue "buena".

Está previsto que los colegios cierren sus puertas a las 20.00 hora local (17.00 hora GMT) y que los resultados se den a conocer esta misma noche.

Unos 422.000 kuwaitíes están llamados hoy a acudir a las urnas para elegir los 50 escaños del Parlamento unicameral entre 307 aspirantes, de los que 14 son mujeres.

La votación se lleva a cabo pese al boicot de la oposición, que rechaza una enmienda reciente a la ley electoral que considera que beneficia a los candidatos progubernamentales.

Esa modificación, ordenada por el emir, jeque Sabah al Ahmad al Sabah, en octubre pasado, dispone que los ciudadanos deben votar por un solo candidato, a diferencia de comicios anteriores cuando podía hacerlo por cuatro.

Los diez aspirantes que consigan más sufragios en cada una de las cinco circunscripciones serán los que se conviertan en diputados.

Estas son las segundas elecciones que se celebran en diez meses en Kuwait, inmerso en una crisis política.

Ayer, decenas de miles de personas se manifestaron en las calles de la capital para rechazar los comicios, ya que consideran que la última enmienda a la ley permitirá al Gobierno manipular los resultados.