Un vertido de gas tóxico en el estado de Nueva Jersey (EE.UU.) obligó hoy a hospitalizar a más de cuarenta personas con problemas respiratorios, informaron medios locales.

Un tren de mercancías que transportaba el gas tóxico en varios vagones cisterna descarriló a su paso por un puente por la localidad de Paulsboro, cerca de Filadelfia (Pensilvania).

Al descarrilar el tren, varios de los vagones que transportaban cloruro de vinilo cayeron al arroyo Mantua, después de que el puente colgante colapsara a causa del peso.

Más de cuarenta personas tuvieron que ser hospitalizadas con problemas respiratorios, según medios locales.

El cloruro de vinilo es un gas cancerígeno e incoloro que provoca mareos, cefaleas, somnolencia y vértigos.

Las autoridades locales encomiaron a las residentes de Paulsboro, West Deptford y East Greenwich Township a que permanecieran en sus hogares.

El puente afectado, que pasa por este afluente del río Delaware, ya había registrado un accidente de similares características en 2009 y se reconstruyó al año siguiente.