El consumo de drogas "es un problema personal que la prohibición ha convertido en un problema social", por lo que América Latina debería apostar por su despenalización, dijo hoy el filósofo español Fernando Savater.

"El problema es lograr un consenso social porque, claro, no puede ser hecho en un solo país", apuntó en rueda de prensa tomando en consideración la reciente decisión de dos estados de EE.UU. de legalizar el consumo de marihuana con fines recreativos.

De visita a la XXVI edición de la Feria Internacional del Libro (FIL), que se celebra hasta el 2 de diciembre en Guadalajara, Savater dijo que desde hace 32 años ha abogado por medidas antiprohibicionistas, cuando hacerlo "era como pedir la despenalización del canibalismo".

"La gente creía que estaba hablando en broma. Yo escribí entonces la única profecía política que desgraciadamente se ha cumplido (...), pero esta se cumplió o amenaza cumplirse", explicó.

"Yo decía que las democracias hispanoamericanas nunca lograrían acabar con el tráfico de drogas, pero el tráfico de drogas podría acabar con ellas. Y más o menos eso sigue", indicó.

Savater dijo, además, que el consumo era una cuestión personal, pero "la prohibición convierte eso en un problema de la sociedad, en un negocio fabuloso" que no se resuelve con la fuerza.

Consideró que "la droga es una mercancía perfecta" por su elevada rentabilidad y señaló que se equivoca quien piense que combatiendo la delincuencia con la fuerza se acabará con el tráfico de estupefacientes, pues la criminalidad "es anterior a las drogas y seguirá después".

"Desde que comenzó la prohibición nunca ha dejado de crecer el número de narcotraficantes, no ha habido épocas en que haya bajado. En todo caso ha cambiado, han pasado de una droga a otra. Eso demuestra, es evidente, que no es útil", añadió.

También lamentó que haya muchas personas que viven "de la persecución", de la "ilegalización de la droga" en organismos internacionales o nacionales, como la Agencia Antidrogas de EE.UU. (DEA, por su sigla en inglés).

De México, donde en los últimos seis años la pugna entre las organizaciones criminales ha dejado más de 50.000 muertos, dijo que actualmente hay "un virus de violencia que se ha metido y está haciendo metástasis dentro del país".

Savater también habló de su interés por dedicarse más a escribir ficción que libros sobre Filosofía, los que le han convertido en un autor de referencia sobre todo entre jóvenes con títulos como "Ética para Amador", que abordó la necesidad de la ética desde un punto de vista teórico, y "Política para Amador".

Dijo que ese giro en su obra a partir de ahora deriva de que sus trabajos filosóficos cumplieron una etapa y de la convicción de que no es "un Santo Padre para decirle a la gente qué tiene que pensar sobre las cosas".

Savater presentará hoy un nuevo libro, "Ética de urgencia", centrado más en problemas actuales, y también su última novela, "Los invitados de la princesa", Premio Primavera de Novela 2012.