Rusia criticó hoy la absolución del ex primer ministro de Kosovo, Ramush Haradinaj, de las acusaciones de crímenes de guerra por el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY).

"El veredicto emitido, que acompaña la reciente absolución de los generales croatas Ante Gotovina y Mladen Markac, demuestra una vez más una justicia selectiva", dijo un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso a la agencia oficial RIA-Nóvosti.

Agregó que a Rusia no le satisface cómo funciona el TPIY por lo que Moscú insistirá en que el órgano termine su trabajo lo antes posible, sobre todo, dado que su disolución estaba prevista para 2010 por la resolución 1966 del Consejo de Seguridad de la ONU.

Los magistrados confirmaron la víspera que en 1998 hubo maltratos y asesinatos de civiles, pero no encontraron pruebas para establecer un vínculo de responsabilidad entre Haradinaj y esos crímenes.

El ex primer ministro estaba acusado de crímenes de guerra y lesa humanidad presuntamente cometidos contra serbios y otras etnias a finales de la década de los noventa.

Las autoridades serbias expresaron la víspera su consternación por la "injusta" absolución del ex primer ministro kosovar, pero anunciaron que seguirán con el proceso de diálogo abierto con Kosovo.