El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, alabó hoy a los países que se opusieron a la solicitud palestina de elevar su estatus en la ONU al de estado observador no miembro, demanda que obtuvo el apoyo mayoritario de la Asamblea General.

"Los nueve países se mantuvieron del lado de la verdad y de la paz. La historia los juzgará con toda la justicia que merecen", reza un comunicado de la Oficina del primer ministro israelí.

Palestina logró anoche un reconocimiento histórico al convertirse en estado observador no miembro de la ONU en una votación en la que fue respaldada por 138 votos a favor, 9 en contra y 41 abstenciones.

Los nueve países que votaron "No" fueron Israel, Estados Unidos, Canadá, Panamá, República Checa y varias naciones del Pacífico: las Islas Marshall, Micronesia, Nauru y Palao.

Poco antes, el presidente palestino, Mahmud Abás, aseguró en un discurso ante el organismo multilateral que los palestinos han sufrido "una de las campañas más horrendas de limpieza étnica y desposesión de la historia moderna" a manos de Israel en 1948 y el asedio continúa actualmente "con una ocupación racista y colonial".

La Oficina de Netanyahu calificó de "mentiroso" el discurso de Abás en la ONU y aseguró que estaba "lleno de odio y propaganda mentirosa contra el Ejército israelí y los ciudadanos israelíes".

"Así no habla una persona que desea la paz", asegura en la nota del jefe del Ejecutivo israelí.

"El primer ministro Benjamín Netanyahu ya ha aclarado que no se creará un Estado palestino que no garantice la seguridad de los ciudadanos israelíes. No permitirá que en Judea y Samaria (Cisjordania) se cree una base terrorista iraní adicional a las que ya se han creado en Gaza y Líbano", se indica en el comunicado.

"El camino a la paz entre Jerusalén y Ramala pasa por negociaciones directas sin condiciones previas y no por decisiones unilaterales en la ONU", se agrega en la nota.

Y se advierte de que "al ir a la ONU los palestinos han violado los acuerdos con Israel e Israel actuará en consecuencia".