Más del 80 por ciento de los menores palestinos de Gaza viven con angustia, según un estudio difundido hoy por UNICEF y realizado por el Centro Palestino para la Democracia y Resolución de Conflictos para evaluar el impacto que ha tenido en la infancia la reciente ofensiva militar israelí.

El 62,2 por ciento de los niños menores de 12 años sienten angustia, el 88 por ciento, miedo y el 64,8 por ciento, dificultades para concentrarse, según el estudio, que se basa en una encuesta realizada entre 545 niños y adolescentes palestinos -la mitad niños y la mitad niñas- entre el 24 y el 25 de noviembre.

Estos sentimientos se presentan con más frecuencia en edades comprendidas entre los 13 y los 17 años, una franja de edad en la que el 87,6 por ciento de los entrevistados dijo sentir angustia, el 99,4 por ciento, miedo y el 87 por ciento, falta de concentración.

Además, el 92 por ciento de los niños menores de 12 años y el 94,7 por ciento de los adolescentes entre 13 y 17 años dicen asustarse con los ruidos y el 70 por ciento, en ambas franjas de edad, aseguran tener pesadillas con frecuencia.

El 47,6 por ciento de los menores de 12 años afirman que se orinan en la cama por las noches, en un porcentaje que es del 18,3 por ciento en el caso de los adolescentes entre 13 y 17 años.

Marixie Mercado, portavoz de UNICEF, quiso contextualizar esta última cifra y señaló que la media habitual de niños con problemas de enuresis nocturna es del 5 por ciento a los 10 años.

Para la portavoz, este estudio es una muestra del "estrés psicosocial y el severo trauma emocional" de los niños de Gaza tras ocho días de hostilidades con las fuerzas armadas israelíes.

UNICEF ha puesto en marcha 21 espacios familiares en Gaza para ayudar a madres y niños que sufren de estrés extremo, y otros 15 centros enfocados específicamente a las necesidades de los adolescentes, donde se ofrece ayuda psicosocial y se llevan a cabo actividades recreativas como deportes, teatro, música y arte.

El organismo internacional señaló que, de los 7,6 millones de dólares (5,8 millones de euros) que UNICEF pide para Gaza, 3 millones (2,6 millones de euros) son destinados a la protección de los menores y a sus necesidad sociales y psicológicas.

El resto se destina a la compra de suministros médicos y farmacéuticos, la reparación de escuelas (en torno a un centenar) y el acondicionamiento de redes sanitarias y de suministro de agua.