El presidente de Rusia, Vladímir Putin, trabaja y practica deportes con normalidad, aseguró hoy el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, que desmintió así los rumores sobre la gravedad de los supuestos problemas de espalda del líder ruso.

Peskov calificó de "muy exageradas" las informaciones sobre "la espalda de Putin" y dijo que el presidente "ha trabajado y sigue trabajando al ritmo de siempre", según las agencias locales.

"Además, no tiene intención de dejar de practicar deporte y, por tanto, como cualquier deportista, puede sufrir algún dolor, ya sea de espalda, brazos o piernas, algo que nunca ha afectado a su capacidad de trabajo", agregó.

La lesión de espalda de Putin, de 60 años, de la que nunca ha hablado ni el propio afectado ni tampoco el Kremlin, fue confirmada esta semana por su homólogo bielorruso, Alexandr Lukashenko.

"Sé que tiene un problema. Le gusta el yudo. Levantó a un chico y al lanzarlo se hizo daño en la columna vertebral", explicó en una entrevista el líder de la antigua república soviética, vecina de Rusia.

Peskov desmintió por otra parte que la apretada agenda de Putin para el mes de diciembre, que incluye desplazamientos a Turkmenistán y Turquía, además de una intervención ante el Senado ruso para resumir los resultados del año, tenga como fin disipar los rumores sobre su estado de salud.

A principios de este mes, el diario económico Védomosti escribió que la cumbre de los miembros de la Comunidad de Estados Independientes, integrada por las antiguas repúblicas soviéticas y prevista para noviembre, fue aplazada hasta el 5 de diciembre por "la imposibilidad de coordinar la agenda presidencial".

Además, otros eventos que deberían contar con la participación de Putin en octubre y noviembre, incluidos sus viajes a Turquía, la India y Bulgaria, fueron pospuestos con distintos pretextos por la parte rusa, recordó Védomosti.