La salida neta de capitales de España (sin contar con las operaciones del Banco de España) acumulada en los nueve primeros meses del año disminuyó hasta 216.174,8 millones de euros, después de que en septiembre se produjeran entradas netas de capital por primera vez en catorce meses.

De acuerdo con los datos de la balanza de pagos publicados hoy por el Banco de España, en septiembre entraron 30.997,9 millones netos, algo que no ocurría desde julio de 2011.

Pero la cifra acumulada en los nueve primeros meses de 2012 sigue siendo muy superior a la registrada en el mismo periodo del año anterior, en el que salieron 8.306,2 millones, de acuerdo con los datos publicados hoy.

No obstante, la mayor parte del saldo negativo acumulado hasta septiembre se corresponde con operaciones interbancarias, es decir, entre entidades financieras.

En total, las inversiones en el mercado financiero -préstamos, depósitos y otros instrumentos- acumularon salidas netas por valor de 159.460,7 millones de euros, frente a las entradas netas de 12.488,5 millones en el mismo período de 2011.

En lo que respecta a las inversiones de cartera -acciones, fondos de inversión, bonos y obligaciones, e instrumentos del mercado monetario-, se produjeron salidas netas por valor de 70.275,5 millones, mientras que un año antes salían 11.655,1 millones de euros.

En este caso fue mayor la huida de capital extranjero (83.643,5 millones), en tanto que se repatriaron a España fondos por importe de 13.368 millones de euros.

Frente a las fugas de capital, las inversiones directas originaron en los nueve primeros meses del año entradas netas de 8.478,1 millones, cuando un año antes salían 8.868,6 millones.