La Agencia Espacial Europea (ESA) informó hoy de que tras más de dos décadas de observación espacial por satélite junto con la NASA se ha efectuado el análisis "más preciso" sobre el deshielo en Groenlandia y la Antártida hasta la fecha, que revela que el proceso se está acelerando.

La nueva investigación, realizada por expertos de ambos organismos, indica que el deshielo en ambas zonas ha hecho subir en 11,1 milímetros el nivel del mar desde 1992, lo que supone el 20 % de todo el incremento en el periodo estudiado.

La ESA precisa que esa pérdida entra dentro del margen calculado por el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) de Naciones Unidas en 2007, pero indica que su cálculo es dos veces más preciso porque incorpora más datos facilitados por satélite.

Ese estudio confirma, según el comunicado de la ESA, que "Groenlandia y la Antártida están perdiendo tres veces más hielo al año, equivalente a un aumento anual de 0,95 milímetros del nivel del mar, que la pérdida registrada en la década de los noventa", cuando esa cantidad se cifraba en un alza anual de 0,27 milímetros.

En total trabajaron juntos 47 expertos de diez misiones espaciales de ambas agencias para limar las diferencias entre las docenas de estudios anteriores y poder llegar al análisis "más consistente" de los cambios en las capas de hielo polares hasta la fecha.

"El éxito de esta unión se debe a la cooperación de la comunidad científica internacional y al suministro de sensores precisos por parte de nuestras agencias espaciales", señaló en la nota Andrew Shepherd, profesor en la Universidad de Leeds y uno de los líderes de este estudio.

La evaluación permite observar además diferencias en las dos zonas estudiadas y precisa que aunque la tasa de pérdida de hielo en Groenlandia prácticamente se ha quintuplicado desde mediados de los noventa, el balance general de los cambios en la Antártida se ha mantenido "bastante constante".