Los candidatos de los principales partidos que concurren a las elecciones del 16 de diciembre en Japón calentaron hoy motores, cuatro días antes del inicio de la campaña electoral, con un debate protagonizado por la maltrecha economía nipona y el futuro de la energía nuclear.

Reunidos en el Club de Prensa de Japón, el primer ministro, Yoshihiko Noda, su principal rival, Shinzo Abe, y otros nueve candidatos resumieron sus propuestas para los próximos cuatro años y prometieron llevar el país a la senda de la recuperación económica.

La campaña comenzará oficialmente el próximo martes, pero hoy los políticos nipones ya hablaron de energía, reconstrucción o disputas territoriales, temas que en esta ocasión hacen sombra a protagonistas de campañas anteriores, como la presencia militar de EEUU en el archipiélago, a la que apenas se hizo mención.

Pese al número de formaciones, en la práctica las elecciones serán una contienda a dos entre el gobernante Partido Democrático (PD) de Noda y el Partido Liberal Demócrata (PLD) del conservador Abe, un "halcón" político que ya gobernó Japón entre 2006 y 2007.

Las encuestas ponen en cabeza a Abe, cuyo partido llevó las riendas del país durante más de medio siglo de forma prácticamente ininterrumpida y quien hoy aseguró que, tras la derrota electoral de 2009, el PLD "ha aprendido y es una formación diferente".

Insistió en que si llega al poder luchará contra la deflación y para "corregir" la tendencia al alza del yen, dará más espacio a la inversión y estudiará, en tres años, si reabrir o no las centrales nucleares paralizadas tras el accidente en Fukushima.

"Mientras tanto, potenciaremos las energías renovables. Y en diez años se verá cuál es la mejor combinación" energética, aseguró.

Noda, por su parte, recordó que su partido quiere abandonar la energía nuclear para la década de 2030, para lo que movilizará recursos pero siempre, dijo, con políticas "realistas".

Japón votará en poco más de dos semanas de forma anticipada, ya que la actual legislatura debía concluir en verano de 2013.

Noda, que llegó al poder en septiembre de 2011 tras la dimisión de su compañero de partido Naoto Kan, disolvió la Cámara Baja el 16 de noviembre presionado por la oposición, que le había arrancado la promesa de elecciones anticipadas a cambio de apoyar una polémica reforma fiscal. EFE

mic/jpf/rml