Kuwait celebrará mañana elecciones legislativas en medio de los llamamientos de la oposición para boicotearlas en protesta por las últimas enmiendas a la ley electoral, que, según denuncia, permitirá al Gobierno manipular los resultados.

Decenas de miles de opositores se manifestaron hoy por las calles de la capital de Kuwait en una protesta que transcurrió de forma pacífica y que contó con protección policial al estar autorizada por el Ministerio del Interior, informó el diario local Al Yarida en su página web.

En la marcha, que partió desde el hotel Al Safir hasta la plaza de las Torres, participaron todas las fuerzas políticas opositoras y un gran número de mujeres.

Los manifestantes gritaron lemas como "el pueblo desea la caída del decreto", en referencia a una reciente enmienda a la ley electoral, que establece el derecho de cada elector a votar por un solo candidato por circunscripción, frente a los cuatro por los que antes podía hacerlo.

El pasado 7 de octubre, el emir de Kuwait, Sabah al Ahmad al Sabah, ordenó la disolución de la asamblea parlamentaria, cuatro meses después de que el Tribunal Constitucional invalidase las elecciones celebradas en febrero pasado.

El Constitucional dispuso también que se restituyera el Parlamento anterior al de los comicios de febrero, cuya disolución la corte consideró ilegal.

En 2011, Kuwait vivió una crisis política que se agudizó en el mes de noviembre por la irrupción de miles de manifestantes en la asamblea parlamentaria después de que la policía emplease la fuerza para dispersar una marcha que exigía la renuncia del entonces primer ministro, Naser Mohamed al Ahmed al Sabah, acusado de corrupción.

Tras la dimisión del Gobierno, se disolvió el Parlamento y se celebraron elecciones legislativas.

Las desavenencias en el llamado Consejo de la Nación (parlamento) y las crisis gubernamentales son una constante en este rico emirato petrolero del golfo Pérsico, que cuenta con uno de los parlamentos más democráticos de la región.