Judy Gross, la esposa del subcontratista estadounidense preso en Cuba desde diciembre de 2009, instó hoy al presidente Barack Obama a que dé a su caso la máxima prioridad y actúe para conseguir su excarcelación.

"Presidente Obama le urjo a que haga lo que sea para resolver este caso", dijo Gross durante una rueda de prensa a falta de tres días para el tercer aniversario del encarcelamiento de Alan Gross.

"No puedo y no permitiré que mi esposo muera en una prisión en Cuba", añadió.

Alan Gross, de 63 años, fue condenado a 15 años de cárcel en Cuba por atentar contra la seguridad del Estado, después de haber sido detenido mientras trabajaba en un proyecto del Gobierno de Estados Unidos pensado para incrementar el acceso a internet de la comunidad judía en la isla.

Judy Gross resumió hoy ante los medios las circunstancias en que se esposo fue enviado a Cuba y señaló que es "la obligación del Gobierno de EE.UU." continuar presionando para su puesta en libertad.