Los pueblos indígenas de América Latina y el Caribe pidieron hoy a los gobiernos de sus países reconocer los sistemas de consultas comunitaria para que sus resultados sean tomados en consideración en decisiones políticas, informó una fuente oficial.

El ministro guatemalteco de Cultura, Carlos Batzin, explicó a periodistas que este fue uno de los temas abordados en la X Asamblea del Fondo para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de América Latina y el Caribe, que concluyó hoy en Guatemala.

Batzín dijo que lo que preocupa es que los sistemas de consulta comunitaria que realizan los pueblos indígenas no se toman en cuenta en varios países y por eso se solicita a los gobiernos considerar el consentimiento previo a tomar decisiones políticas.

"En América Latina es una constante que no se toma en cuenta la opinión de los indígenas", sostuvo.

Según el ministro guatemalteco, todos los proyectos que se planteen tiene que estar en coordinación con la situación de salud, educación y seguridad alimentaria, que son los que más afectan el desarrollo de los pueblos indígenas.

Saúl Vicente, del Foro Permanente sobre Cuestiones Indígenas de la ONU, advirtió que de continuar la exclusión de las comunidades en decisiones que afecten sus territorios podría haber una mayor conflictividad.

"En la medida en que se respeten los derechos indígenas y no se impongan proyectos, se apagará cualquier foco de conflictividad", anotó.

Batzín manifestó que los pueblos indígenas piden a los estados potenciar los espacios de diálogos y formular políticas que sean incluyentes e interculturales, capaces de responder a las necesidades de estos pueblos en América Latina y el Caribe.

En la jornada inaugural del jueves, el presidente del Fondo Indígena, Luis Andrade, pidió a los estados más atención para retomar el camino que les permita seguir avanzando en su desarrollo.

En la Asamblea participaron delegados de Argentina, Bélgica, Belice, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Cuba, Chile, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Portugal, Uruguay y Venezuela.

También de organizaciones indígenas de países no miembros del Foro Indígena como Surinam, Guayana, Canadá y Estados Unidos, además de República Dominicana, Alemania y Francia.

El Fondo Indígena fue creado durante la II Cumbre Iberoamericana celebrada en Madrid en 1992 y tiene su sede central en Bolivia.

Es el único organismo multilateral de cooperación internacional especializado en la promoción del autodesarrollo y el reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas, puntualizó Batzín.