Niños y mujeres pacientes de un hospital público de psiquiatría en Guatemala padecen falta de atención médica, abusos y explotación sexual, denunciaron el viernes varias organizaciones defensoras de derechos humanos en un informe.

Según Nery Rodenas, director ejecutivo de la Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado de Guatemala, órgano que encabezó la investigación del hospital público de psiquiatría Federico Mora al este de la capital, pacientes están bajo condiciones infrahumanas expuestos a abusos por parte del personal, son utilizados para la trata sexual dentro del hospital y algunos mueren de condiciones tratables por la falta de atención médica.

"Queremos alertar a las autoridades que estos pacientes están siendo sometidos a estos abusos", dijo Rodenas en una entrevista con The Associated Press.

Agregó que también existen denuncias de que presidiarios de una cárcel aledaña entran al hospital para abusar sexualmente de pacientes.

La pesquisa fue realizada a lo largo de 2012 con el apoyo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y Derechos para Deshabilitados Internacional (DRI, por sus siglas en inglés).

Investigadores encontraron que más de 300 niños están enclaustrados en celdas de aislamiento y mujeres en celdas bajo llave. Pacientes dentro de las celdas mueren de enfermedades curables por falta de tratamiento. Además, el riesgo de trasmisión del VIH es alto pues el hospital no tiene los recursos para prevenir a los pacientes de la exposición al virus.

"Encontramos un clima de terror. Hasta las autoridades hospitalarias le tienen miedo a sus propios empleados", dijo la investigadora y abogada de DRI, Sofia Galván, por medio de un comunicado. "Las autoridades nos dijeron que no pueden remover a abusadores porque tienen miedo de ser asesinados por pandilleros por los vínculos entre empleados y la Mara Salvatrucha", agregó.

Por su parte, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos hizo un llamado a que las autoridades del gobierno guatemalteco tome las medidas necesarias para proteger a los pacientes y que se abra una investigación oficial para esclarecer las denuncias del informe.