El periodista boliviano Fernando Vidal, que fue quemado por cuatro personas mientras presentaba su programa radiofónico en directo, se recupera de forma satisfactoria de una cirugía a la que fue sometido en Argentina para injertarle tejido en ambos antebrazos, informó hoy su yerno, Esteban Farfán.

Vidal fue sometido ayer a una cirugía, "la más complicada" de las ocho que le han practicado hasta ahora, en la que los médicos "sacaron piel de los muslos para injertarla en los antebrazos", dijo a Efe por teléfono Farfán, que también es periodista.

"Don Fernando está estable, está con buen estado de ánimo y está recuperándose favorablemente. Lo grave ya ha pasado, ahora viene la recuperación" y una última cirugía en las manos que no es tan complicada como la de ayer, agregó Farfán.

Vidal sufrió graves heridas cuando a fines de octubre cuatro personas con el rostro cubierto irrumpieron de forma violenta en la sede de Radio Popular en el pueblo sureño de Yacuiba, fronterizo con Argentina, hicieron disparos, derramaron gasolina encima suyo y en los equipos y les prendieron fuego.

En el ataque también sufrió quemaduras la operadora Karen Anze.

Cuatro personas fueron detenidas por estos hechos y acusadas de los delitos de intento de homicidio y allanamiento.

Vidal ha sido operado siete veces en una clínica de la región de Santa Cruz, en el este boliviano, y desde hace dos semanas es atendido en un hospital de la provincia argentina de Salta, en el norte de ese país, donde ayer fue sometido a la octava cirugía.

Los familiares del periodista están optimistas respecto de su recuperación y esperan que pueda retornar a Bolivia a finales de diciembre o en los primeros días de enero.

Este atentado fue condenado por el Gobierno, la oposición y asociaciones de periodistas y medios bolivianos, y también por la Sociedad Interamericana de Prensa, la oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Amnistía Internacional y Reporteros sin Fronteras.