La decisión del Gobierno español de no revalorizar las pensiones contributivas tendrá un impacto en 2013 de en torno al 0,5 % del PIB, según afirmó hoy el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn.

"La decisión muestra que el Gobierno español está totalmente comprometido a cumplir sus objetivos presupuestarios", señaló Rehn en unas declaraciones a un grupo de periodistas.

Rehn añadió que espera que España cierre el actual ejercicio ejercicio con un déficit público de alrededor del 7 %.