La aerolínea española Air Europa comenzó hoy a unir con vuelos directos Bolivia y España, una conexión perdida en abril pasado con la quiebra de la compañía Aerosur, lo que en los últimos meses obligaba a hacer como mínimo una escala para viajar entre ambos países, con una media de 20 horas de vuelo.

El Airbus 330-200 que opera esta ruta partió anoche a las 23.55 hora local (00.55 GMT) del aeropuerto de Madrid-Barajas y aterrizó a las 06.55 hora local (10.35 GMT) en el de Viru Viru (Santa Cruz de la Sierra) con 285 pasajeros a bordo, casi el cien por cien de su capacidad.

"La acogida ha sido muy buena. Somos conscientes de que venimos a llenar un hueco muy importante, ya que es una ruta necesaria tanto para España como para Bolivia", afirmó a Efe el jefe de Ventas Nacional e Internacional de la aerolínea, Alberto Cladera.

Los billetes para este viaje inaugural se vendieron "muy rápido", en 45 días, y para los próximos meses la compañía ve "una muy buena progresión en las ocupaciones de los vuelos", destacó.

Esta nueva ruta contará con dos frecuencias semanales, con salidas desde Madrid los martes y los jueves, y de Santa Cruz los miércoles y viernes.

Cladera no descartó que las frecuencias se puedan aumentar en el futuro, algo que en último término "dependerá de la demanda".

Air Europa, que ha abierto oficinas propias con personal boliviano en Santa Cruz, eligió este aeropuerto, el mayor de los dos aeródromos internacionales del país, por razones estratégicas, ya que según Cladera desde dicha ciudad "es más fácil" ofrecer una red de destinos a otros puntos de Bolivia y de Latinoamérica.

Además, la compañía "está trabajando para conseguir acuerdos con compañías locales" que permitan la conexión con otras ciudades del país, agregó.

La compañía española entrará en breve en competencia con la aerolínea estatal Boliviana de Aviación (BOA), que el próximo 7 de diciembre también comenzará a cubrir la ruta Madrid-Santa Cruz, para lo cual ha alquilado una aeronave Airbus con capacidad para 292 pasajeros.

La BOA tenía previsto ofrecer este trayecto a partir del pasado 22 de noviembre, aunque finalmente retrasó sus planes a diciembre por problemas de disponibilidad de espacios en el aeropuerto de Madrid-Barajas, según explicó el gerente de la aerolínea, Ronald Casso.

También anunció que la aerolínea ya ha abierto una oficina propia en el aeropuerto de Barajas.

Esta compañía, que cuenta en la actualidad con rutas internacionales a Brasil y Argentina, cubrirá la conexión España-Bolivia sin escalas con tres frecuencias semanales y ha invertido para ello en torno a 11 millones de dólares.

La aerolínea boliviana intenta cubrir el vacío dejado por la privada Aerosur, que paralizó en abril sus vuelos a España, Argentina, Brasil, Estados Unidos, Perú y Paraguay, y en julio perdió su permiso para operar, afectada por problemas financieros.

Unas 2.000 personas con billetes para viajar entre Bolivia y España resultaron afectadas por la quiebra de Aerosur, según datos de la Autoridad de Regulación y Fiscalización de Telecomunicaciones y Transportes (ATT) que no incluyen a los perjudicados residentes en España.

La BOA anunció en octubre pasado que se hará cargo del transporte hacia y desde España de los pasajeros afectados por el cierre de Aerosur, aunque no cubrirá las tasas de embarque y desembarque, de las que deberán hacerse cargo los titulares de los billetes.

Además, la Asociación Boliviana de Agencias de Viajes y Turismo (ABAVYT) reclama una indemnización de hasta dos millones de dólares dentro del proceso judicial que se sigue en el país contra Aerosur por "quiebra fraudulenta".