Una serie de atentados con explosivos arrasaron el jueves el sur de Irak, dejando al menos 43 muertos y 146 heridos en todo el país, dijeron autoridades.

El más letal de los atentados fue cometido en la ciudad de Hilla donde una primera carga de explosivos detonó cerca de tiendas de campaña colocadas por chiítas que conmemoraban la muerte en el siglo XVII del imán Hussein, nieto del profeta Mahoma. Después un coche-bomba estalló cuando los socorristas llegaban al lugar.

Las explosiones, que ocurrieron en una concurrida zona comercial, dejaron al menos 29 muertos y 90 heridos, informó un policía.

Otro policía informó que la explosión de un vehículo en la ciudad de Karbala dejó seis muertos y 20 heridos. El atentado ocurrió cerca del santuario del imán Hussein en la ciudad.

Karbala, a 90 kilómetros (55 millas) al sur de Bagdad, es uno de los sitios más sagrados de los chiítas y el lugar donde el imán Hussein y su hermano el imán Abas están sepultados. Cientos de miles de chiítas acuden a su santuario cada año.

Este tipo de ceremonias religiosas son blanco frecuente de insurgentes sunitas.

En otros ataques, un coche bomba en la ciudad sunita de Faluya dejó tres policías muertos y 11 heridos. En la ciudad de Mosul, al norte, un vehículo con explosivos detonó cuando pasaba una patrulla; murieron dos personas y hubo dos heridos. En el pueblo de Balad Ruz, en un ataque similar, murió un policía y seis personas resultaron lesionadas. En Taji murió un soldado iraquí por una bomba colocada en el camino y dejó cinco heridos, mientras en el norte de Bagdad un vehículo-bomba afuera de un restaurante dejó un muerto y 12 heridos.

Cinco funcionarios del sector salud confirmaron las cifras de víctimas. Todos los funcionarios condicionaron sus declaraciones al anonimato por carecer de permiso para hablar con los medios de comunicación.

___

Los periodistas de The Associated Press Qassim Abdul-Zahra y Sameer N. Yacoub colaboraron para este despacho.