Una intensa tormenta de nieve en Moscú causó caos en las vialidades y alteró los vuelos el jueves.

Yelena Temakina, directora del departamento de pronósticos en la Oficina Meteorológica de Moscú, dijo que cayeron 20 centímetros (8 pulgadas) de nieve en 24 horas. Eso es la mitad de la cantidad total de nieve que la capital rusa suele recibir para todo el mes de noviembre.

La alcaldía moscovita calculó que la tormenta, que se cree durará hasta el viernes por la mañana, será la más intensa para un mes de noviembre en medio siglo.

Los caminos en la capital están taponados desde el jueves temprano y unos 70 vuelos desde el mayor aeropuerto de la ciudad, Domodedovo, se vieron alterados durante la noche. El jueves, los tres aeropuertos de la capital funcionaban normalmente.

Los automovilistas se quejaron por la falta de esfuerzos para despejar la nieve de las calles. En un sector de la carretera de circunvalación de Moscú, el tránsito se paralizó por lo menos a lo largo de 18 kilómetros (18 millas) el jueves por la tarde, según el servicio de reportes de tráfico Yandex.Probki.