La nieta del presidente Salvador Allende, Maya Fernández, perdió la alcaldía de la comuna de Ñuñoa, según falló el jueves el Tribunal Electoral.

El tribunal a su vez ratificó en el cargo --en un fallo inapelable-- al derechista Pedro Sabat.

Aún antes de conocerse el dictamen del tribunal, que recontó 29 mesas de votación de un universo que supera las 500, la propia Fernández dio la impresión de haber admitido su derrota cuando dos semanas atrás renunció a su puesto de concejal en la misma comuna de clase media.

Sabat, que ocupa el cargo desde hace 16 años, se impuso sobre la nieta de Allende por 30 votos en las elecciones municipales del 28 de octubre en Ñuñoa, donde votaron unas 80.000 personas.

Según un primer recuento, la socialista Fernández había ganado por 13 votos, pero el resultado fue cuestionado por el partido derechista de Sabat y un nuevo recuento dio vuelta las cosas en favor del alcalde derechista.

Fernández, de 41 años, no ha emitido declaraciones y en su cuenta de Twitter ha dicho que el suyo igual fue un triunfo porque sumados a los suyos los votos de los otros dos candidatos opositores que se postularon en Ñuñoa, superaron por un 50% a Sabat.

Aunque no lo ha admitido públicamente, en círculos políticos se dice que la nieta de Allende analiza ir por una diputación en los comicios parlamentarios de noviembre de 2013. Su tía, la senadora Isabel Allende, es la única de la dinastía Allende que está vigente en política por ahora.