Los países de la Unión Europea (UE) decidieron hoy autorizar la apertura de negociaciones para un acuerdo de libre comercio con Japón, según informó la Presidencia de turno chipriota.

Los responsables de Comercio de los Veintisiete, reunidos en Bruselas, dieron su consentimiento para que próximamente la Comisión Europea (CE) comience el proceso en su nombre.

Hasta ahora, varios Estados miembros se habían mostrado reticentes a avanzar hacia un acuerdo de libre cambio con Tokio por ciertas barreras comerciales que mantiene el país asiático y por el posible impacto en ciertos sectores industriales europeos.

En concreto, lo que más preocupaba a los Estados miembros son obstáculos comerciales que impone Japón en sectores clave como el del automóvil, y el mantenimiento de barreras no arancelarias que suelen tomar la forma de ventajas reguladoras para las empresas locales.

Las dificultades que encuentran las empresas de la Unión para acceder al mercado público nipón también suscitan dudas entre los europeos.

Según fuentes comunitarias, entre los países más escépticos figuraban Alemania y Francia, que habrían solicitado salvaguardas para proteger a la industria comunitaria del automóvil en caso de un eventual acuerdo y que la Comisión haga una evaluación anual sobre los progresos de Tokio para eliminar las barreras no arancelarias.

Esas dudas han hecho que los Veintisiete hayan necesitado cuatro años para dar luz verde a las negociaciones desde que Tokio planteó la posibilidad de estudiar un acuerdo.

La Comisión Europea, una vez obtenido el mandato, tiene previsto mantener una primera ronda de diálogo con las autoridades japonesas en el primer trimestre del próximo año, según han avanzado fuentes de la institución.

Japón es el séptimo mayor socio comercial de la UE, en tanto que el bloque europeo es el tercero del país asiático.

Según la CE, el acuerdo podría aumentar el Producto Interior Bruto (PIB) europeo en un punto porcentual, y aumentar en un tercio las exportaciones a Japón.

En términos de empleo, el pacto de libre cambio tiene potencial para generar 400.000 nuevos puestos de trabajo en la UE, según Bruselas.

Actualmente, los Veintisiete tienen en vigor acuerdos de este tipo con Corea del Sur, México, Suráfrica y Chile, además de con varios países vecinos en Europa y con otros en el norte de África y en el grupo África, Caribe y Pacífico.

Además, ha sellado ya pactos con Perú y Colombia, con América Central y con Ucrania, que están pendientes de entrar en vigor.

También tiene negociaciones abiertas con otros países como India y con bloques como Mercosur o el Consejo de Cooperación del Golfo, y está estudiando su apertura con socios importantes, como Estados Unidos.