La SIP informó hoy que envió una carta a la Corte Suprema de Justicia de Argentina en la que manifiesta preocupación por el anuncio del Poder Ejecutivo de implementar dos artículos de la Ley de Medios, cuya constitucionalidad aún se discute en instancias judiciales.

El presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), Jaime Mantilla, director del diario ecuatoriano Hoy, envió la misiva al titular de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, el 26 de noviembre en la que expone la inquietud de la institución sobre la "actitud de presión sobre otro Poder del Estado".

"(...) Deseo transmitir nuestra preocupación por los anuncios públicos del Poder Ejecutivo de la República Argentina en el sentido de avanzar de oficio sobre licencias audiovisuales de medios de comunicación a partir del próximo 7 de diciembre, al margen de las decisiones judiciales", indicó Mantilla.

Resaltó que "pese a que el juicio de fondo sobre inconstitucionalidad de dos artículos de la ley aún no tienen sentencia y que tampoco ha sido resuelto un pedido de prórroga de una medida cautelar solicitado por una de las empresas afectadas -habilitada por un fallo de la Corte-, el gobierno ha anunciado que ese día piensa actuar de hecho".

"Nos inquieta la posibilidad de que se produzca un virtual estado de indefensión judicial. No podemos soslayar que en las últimas semanas se ha producido el desplazamiento de numerosos magistrados, a instancias del Poder Ejecutivo", agregó.

El directivo afirmó que observan "alarmados cómo esta situación podría dañar obviamente a los medios involucrados, pero fundamentalmente al Estado de derecho, a la división de poderes".

"Y, sobre todo, a la diversidad de voces y la libertad de expresión en la Argentina, ya que los medios podrían ser quitados a sus actuales titulares sin que la Justicia aún se haya expedido sobre la constitucionalidad de esta polémica norma", advirtió.

Mantilla dijo que la SIP espera que cualquier intento de "avance de hecho sobre medios argentinos encuentre el freno adecuado y oportuno en las instituciones democráticas llamadas a ser un contrapeso de cualquier desvío autoritario".