La expectativa de vida de los brasileños que nacieron en 2011 es de 74,08 años (74 años y 29 días), lo que supone un aumento de 3,65 años (tres años, siete meses y 24 días) respecto a la de los nacidos en el año 2000, que es de 70,4 años, informó hoy el Gobierno.

La esperanza de vida de los brasileños aumentó 0,31 años (tres meses y 22 días) entre 2010 y 2011, según los cálculos divulgados por el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE).

En los últimos once años, la expectativa de vida en Brasil creció a un promedio anual de tres meses y 29 días.

El aumento de la esperanza de vida desde el año 2000 es mayor para los hombres (3,8 años) que para las mujeres (3,4 años).

Pese a ello, los hombres que nacieron en Brasil en 2011 tienen la esperanza de vivir en promedio hasta 70,6 años y las mujeres hasta 77,7 años.

Los cálculos tuvieron en cuenta los datos demográficos recogidos por el Censo de 2010, las tasas de mortalidad infantil y los registros oficiales sobre muertes por sexo y edad.

Según el IBGE, la tasa de mortalidad infantil en Brasil en 2011 fue de 16,1 bebés de hasta un año por cada mil nacidos vivos, prácticamente la mitad de la registrada en el año 2000, de 30,1, y la cuarta parte de la medida en 1980 cuando era de 69,1.

La tasa de mortalidad de niños menores de 5 años se ubicó en 2010 en 19,4 por cada mil nacidos vivos, con lo que Brasil ya garantizó el cumplimiento del cuarto de los Objetivos de Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas.

Dicho compromiso preveía reducir en dos terceras partes la tasa de mortalidad de menores de 5 años entre 1990 y 2015.

La tasa brasileña en 1990 era de 59,6 muertes por cada mil niños nacidos vivos, por lo que la meta era reducirla hasta 19,9 en 2015.