El presidente del Consejo de Ministros de Perú, Juan Jiménez, afirmó hoy que la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ) genera "confianza absoluta" como medio para solucionar el litigio por límites marítimos que su país tiene con Chile.

El ministro destacó la independencia de los juristas de la CIJ y también que Chile haya ratificado su compromiso de aceptar el fallo que emitirá el tribunal, a mediados del próximo año.

La Corte "es un tribunal independiente, con expertos y que resolverán conforme a derecho, que es el planteamiento que ha hecho Perú. Creo que el escenario es el adecuado y es un tribunal que genera absoluta confianza para ambos países", enfatizó.

Jiménez añadió que ante el inminente inicio de la parte oral del proceso, el próximo lunes, solo queda esperar que los equipos jurídicos de cada país expongan sus argumentos.

"Eso es lo que espera el mundo, es lo que espera el Perú y lo que espera Chile también", anotó.

El ministro remarcó, además, la unidad que ha generado en Perú este proceso y dijo que su país ha mantenido una actitud de "absoluta prudencia y responsabilidad".

"Quiero felicitar a todo el país porque hemos tenido un proceso ejemplar, con mucha prudencia y todos hemos estado enfocados en la estrategia del Perú (...) El país se encuentra unido", indicó.

Jiménez también destacó la decisión de los parlamentarios peruanos, a sugerencia de la Cancillería, de suspender un viaje que planeaban hacer a La Haya.

El litigio por límites marítimos entablado por Perú a Chile entrará el 3 de diciembre en su fase oral, con la presentación de los alegatos y la publicación de los documentos entregados por cada país.

Después de solicitar durante años negociaciones bilaterales, Perú presentó en 2008 una demanda contra Chile ante la CIJ para que el tribunal internacional establezca los límites marítimos, que Chile considera que fueron definidos en dos acuerdos suscritos en 1952 y 1954, que para los peruanos solo acuerdos pesqueros.

El canciller peruano, Rafael Roncagliolo, afirmó la semana pasada que los límites marítimos se establecen en tratados específicos que deben ser aprobados en los respectivos congresos, un documento que no existe entre ambos países, según dijo.

Roncagliolo ratificó el miércoles que su país confía en que la CIJ dictará un fallo "en derecho" y descartó que la aspiración peruana sea conseguir una solución "salomónica", tal como señalaron los expresidentes chilenos Ricardo Lagos y Eduardo Frei.

Tras reunirse con el presidente Sebastián Piñera, los exmandatarios añadieron que un "fallo salomónico" no sería aceptable en el caso de Chile y Perú, lo que motivó la reacción en la prensa y los políticos peruanos, que señalaron que esa posición implicaría que el país sureño no esté dispuesto a acatar un fallo adverso.

Sin embargo, el Gobierno de Chile ratificó luego su respeto a los tribunales internacionales y su decisión de acatar la decisión de la Corte de La Haya.