La Comisión de Economía del Parlamento Europeo pidió hoy a los Estados miembros que "consideren seriamente" la emisión "inmediata" de deuda común a corto plazo para poner fin al círculo vicioso entre la crisis de la deuda pública y la crisis bancaria.

En un informe aprobado por 19 votos a favor, 12 en contra y 7 abstenciones, los eurodiputados señalan que la aprobación de bonos de deuda común a corto plazo, que han apodado "eurobills", "puede favorecer la estabilidad en la zona del euro y puede constituir un incentivo más para el cumplimiento del pacto de estabilidad y crecimiento".

Asimismo, reclamaron a los Veintisiete la posibilidad de crear de forma también urgente un "Fondo Europeo de Amortización" que permita a los países participantes reducir el exceso de deuda durante un período máximo de 25 años aplicando el ahorro en intereses por reducción de deuda.

El informe, del que ha sido ponente la liberal francesa Sylvie Goulard, apunta de forma paralela que existe "una necesidad urgente de recapitalizar el sector bancario europeo y seguir profundizando en la integración financiera en la UE".

Igualmente, los europarlamentarios piden que tras la aplicación de medidas a corto plazo para superar las dificultades financieras en la Unión se establezca un comité anticrisis inspirado en el comité Delors de 1988, que incluya representantes de todos los Estados miembros, la Comisión y el Banco Central Europeo.

El informe toma nota de los múltiples esfuerzos de las instituciones europeas por mitigar y resolver la crisis pero, no obstante, expresa su "profunda preocupación por que, pese a los esfuerzos de reforma y consolidación de los Estados miembros, los mercados de la deuda pública en la zona del euro sigan pasando dificultades (...) y sufriendo la alta volatilidad".