Las autoridades kosovares y miles de personas han recibido hoy con júbilo en Pristina al exprimer ministro Ramush Haradinaj, que fue absuelto hoy de las acusaciones de crímenes de guerra por el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia.

Hashim Thaci, primer ministro de la antigua provincia serbia, dio la bienvenida en persona al exguerrillero y le deseó un pronto regreso a la vida política a su llegada al aeropuerto de Pristina, procedente de Holanda.

"Estoy feliz porque la Justicia internacional se ha dado cuenta de que nuestro viaje hacia la libertad fue justo", dijo quien fuera comandante de la guerrilla kosovar que se enfrentó a Serbia por la independencia de la región de población mayoritariamente albanesa.

El político aseguró estar listo para seguir trabajando por su país y advirtió de que Kosovo ha conseguido mucho, pero que "aún tiene muchos desafíos por delante".

Desde el aeropuerto, Haradinaj se trasladó a la avenida principal de Pristina, donde miles de personas se congregaron portando banderas de Albania y coreando el nombre del exprimer ministro.

Los magistrados confirmaron hoy que en 1998 hubo maltratos y asesinatos de civiles, pero no encontraron pruebas para establecer un vínculo de responsabilidad entre Haradinaj y esos crímenes.

El exprimer ministro estaba acusado de crímenes de guerra y lesa humanidad presuntamente cometidos contra serbios y otras etnias a finales de la década de los noventa.