El futbolista serbio Almir Gegic era interrogado el jueves en la ciudad de Cremona, por su presunta participación en un escándalo de partidos arreglados.

Es probable que la audiencia del mediocampista se prolongue hasta el viernes, informaron autoridades.

Después de permanecer prófugo durante más de un año, Gegic se entregó el lunes a la policía. Se le llevó a una cárcel en Cremona, donde el fiscal Roberto Di Martino encabeza la investigación del caso.

Más de 50 personas han sido detenidas hasta ahora, y más de 100 son sujetas de investigaciones.

Supuestamente, Gegic fue un enlace entre la base de la organización que arreglaba los partidos desde Asia y los jugadores italianos que accedían a manipular los encuentros. Se le acusó de asociación ilícita y fraude deportivo.

El caso en Cremona, junto con las pesquisas relacionadas en Bari y Nápoles, ha derivado en que se descuenten puntos a muchos clubes italianos en las últimas dos temporadas. Varios entrenadores y futbolistas han sido suspendidos.