El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, defendió hoy la necesidad de "renegociar" el acuerdo pesquero suscrito entre la Unión Europea (UE) y Mauritania, al considerar que en su fórmula actual no permite un óptimo aprovechamiento de sus posibilidades.

"España sigue considerando que hay que renegociarlo, que no puede entrar en vigor provisionalmente, porque vamos a poner en riesgo el hecho de pagar una compensación financiera que luego no podrá recobrarse por no utilizar las posibilidades pesqueras", indicó Arias Cañete a su llegada a un Consejo de Ministros de Pesca de la UE que se celebra hoy en Bruselas.

A petición de la delegación holandesa, los ministros interrogarán a la Comisión Europea sobre cómo va a garantizar un mejor aprovechamiento del acuerdo pesquero entre la UE y Mauritania.

La aplicación provisional del acuerdo fue pactada la semana pasada en una reunión del Comité de Representantes Permanentes de la UE (Coreper), formado por embajadores de los 27 países comunitarios, en la que España, Portugal, Lituania, Letonia y Grecia votaron en contra al ser partidarios de la reapertura del acuerdo para que introdujera condiciones técnicas más favorables para la flota.

Arias Cañete señaló que se va a cuestionar "si vale la pena firmar un acuerdo con una compensación financiera tan importante cuando la utilización del acuerdo es tan limitada, y la negociación ha dejado fuera de posibilidades pesqueras reales a las especies más importantes como los cefalópodos o las especies de los marisqueros".

Según dijo, España va a proponer que la Comisión defienda "simultáneamente el interés de los pescadores comunitarios tradicionales de poder seguir faenando en aguas de Mauritania", y en segundo lugar, un buen uso de los recursos europeos porque "no se puede pagar una compensación financiera de esta envergadura por un acuerdo con tan escasas posibilidades pesqueras".

En concreto, afirmó que España quiere que haya posibilidades para los cefalópodos y que las zonas de pesca de la flota marisquera "se adecúen a la realidad de donde están los recursos".

"En este momento, el hecho es que no se han pedido licencias porque las zonas de pesca y las condiciones de pesca de la flota marisquera no permiten una rentabilidad de la flota".

"Yo creo que hay una confusión por parte de la Comisión en no darse cuenta de que es mucho más sostenible una pesca encuadrada en acuerdos internacionales pesqueros (que incluyen estrictos controles), que importaciones masivas de productos de la pesca, capturados por flotas sin ninguna restricción y sin ninguna limitación en su actividad", comentó.

Por otra parte, los ministros discutirán los totales admisibles de captura (TAC) y las cuotas de las especies de aguas profundas para 2013 y 2014, para las que la CE propone reducciones cercanas al 20 % en algunas capturas de especies que interesan a España.

"Para todas ellas lo que mantenemos es que se mantenga el TAC y cuota actual (...), porque la Comisión aduce, supuestamente, que no hay datos científicos, y la posición del Gobierno español es que con la información científica de que disponemos, se puede mantener el esfuerzo pesquero actual", señaló Arias Cañete.

Declaró que España quiere defender fundamentalmente el besugo, tanto en el Cantábrico como en el Golfo de Cádiz -donde se le conoce con el nombre de voraz-, y otras especies como la brótola de fango, el granadero o el alfonsino.

Además, afirmó que España quiere que se cambie la talla mínima del besugo en el golfo de Cádiz, "porque creemos que no coincide la talla mínima con las tallas biológicas", concluyó, y admitió que "la negociación se presenta complicada".