Un tribunal español autorizó hoy la extradición a Serbia de Sinisa Petric, uno de los denominados "Tigres de Arkan", para que termine de cumplir los casi cuatro años que le restan de los quince a los que fue condenado en ese país una vez depure sus responsabilidades por delitos cometidos en España.

La Audiencia Nacional española precisa en un auto que el aplazamiento de la entrega de Petric, que reclamó la Fiscalía durante la vista de extradición celebrada el pasado día 21, se resolverá en fase de ejecución de la misma, pendiente ahora del visto bueno definitivo del Consejo de Ministros.

Petric fue detenido en febrero de 2012 en Valencia (este de España) junto a Vladimir Milisavljevic, presunto asesino del exprimer ministro serbio Zoran Djindjic en 2003, y al supuesto cerebro del crimen, Luka Bojovic.

Los tres eran miembros del grupo paramilitar "Los Tigres de Arkan", grupo conocido por su crueldad durante las guerras de los Balcanes y que con posterioridad se convirtió en la mafia serbia "Clan Zemun".

Tras su detención, el magistrado español Fernando Andreu les abrió una causa por delitos de depósito de armas de guerra, pertenencia a organización criminal, falsificación documental y resistencia a la autoridad.

Dentro de la operación que permitió sus detenciones, la Policía encontró además restos óseos en el río Manzanares a su paso por Madrid y que, tras realizarle las pruebas de ADN, se confirmó que pertenecen a otro miembro del grupo criminal al que los tres detenidos confesaron haber asesinado a base de martillazos y haberse comido alguna parte de su cuerpo.

Según concreta el tribunal en su resolución, al acusado le quedan pendientes por cumplir tres años, diez meses y veintiséis días de la pena de quince años a los que le condenaron varios tribunales serbios por el asesinato de nueve personas tras asaltar sus viviendas entre diciembre de 1993 y enero de 1994 en varias localidades de Hungría y en Subotica, al norte de Serbia.

Por estos delitos -robo agravado con homicidio, tenencia ilícita de armas y lesiones-, fue condenado a un total de 66 años y medio de cárcel, que el Tribunal de Distrito de Subotica rebajó en 51 años al acumular todas las penas en 2007.

Sin embargo, no terminó de cumplir la condena porque, mientras gozaba de un régimen de semilibertad, "defraudó con su fuga las expectativas de reinserción".

El tribunal rechaza las alegaciones de la defensa de Petric en contra de su extradición y de que hayan existido deficiencias en la traducción de la documentación, al considerar que el ministerio de Justicia serbio "ha remitido, debida y muy correctamente" y en español, "los documentos esenciales en que se sustenta la demanda" de extradición.

Por último, los magistrados españoles consideran que "carece de relevancia" el "argumento bélico" aducido por la defensa, que en la vista de extradición aseguró que el acusado había sido juzgado y condenado en su país sin poder defenderse "con todos los derechos" por la situación que se sufría en los Balcanes. EFE