El Tribunal Supremo de EE.UU. decidirá el viernes si acepta mediar en alguno de los diez casos relacionados con la legalidad del matrimonio homosexual que han sido remitidos a la Corte, en una decisión que podría sentar jurisdicción en el país.

Los nueve jueces que forman el Supremo se reunirán en privado para decidir si añaden alguno de los casos a su agenda, según informó hoy el Supremo en su blog oficial.

Si aceptan alguno, se trataría de la primera vez que la máxima instancia judicial del país se pronuncia sobre si existe base constitucional para el matrimonio homosexual, en un proceso que comenzaría en marzo de 2013 con los argumentos orales y concluiría en una decisión a finales de junio.

Las demandas retan la constitucionalidad de la ley de 1996 conocida como la Ley de Defensa del Matrimonio (DOMA, por sus siglas en inglés), que define el matrimonio como "la unión entre un hombre y una mujer".

El Gobierno de Barack Obama se opone a esa definición y apoya la derogación de la ley, pero enfrenta una oposición aún amplia en el Congreso y la acción de grupos de presión conservadores que urgen al Supremo a declarar constitucional la ley.

Según los expertos, el Tribunal podría tratar de esquivar esa cuestión por ahora y centrarse en otra que plantean varias demandas: la de si el Congreso puede impedir que estadounidenses homosexuales que se han casado legalmente reciban beneficios federales que sí se conceden a matrimonios heterosexuales.

Otra de las demandas procede de opositores al matrimonio homosexual en California que defienden la Proposición 8, una enmienda que declara ilegales las uniones gays y que se aprobó en un referéndum en 2008, poco después de que dicho estado legalizara esas mismas uniones.

En 2010, un tribunal de apelaciones declaró inconstitucional la enmienda, por lo que sus defensores decidieron el pasado julio llevar el caso ante el Supremo.

Según el fiscal Thomas Goldstein, editor del blog oficial del Supremo, los jueces de esa corte "aceptarán casi seguramente mediar en la cuestión de la constitucionalidad de la ley DOMA".

"La verdadera cuestión es si entrarán en la Proposición 8 de California y la decisión en ese estado de que California discriminó de forma inconstitucional cuando concedió el derecho al matrimonio y después lo arrebató", explicó Goldstein a la cadena CNN.

El matrimonio homosexual es legal en nueve estados de EE.UU. -Maryland, Washington, Maine, Nueva York, Connecticut, Iowa, Massachusetts, Nuevo Hampshire, Vermont- y el Distrito de Columbia, mientras que en cinco estados se permiten uniones civiles, si bien no es un derecho reconocido por el Gobierno federal.