Las personas que aspiren a asistir a la misa papal al aire libre en Brasil deberán estar en buen estado físico.

El cibersitio del comité organizador de la visita del papa Benedicto XVI dice que la misa se celebrará en una granja en Guaratiba, un área rural remota en el estado occidental de Río de Janeiro. Los feligreses, se informa, serán transportados en autobuses a pueblos cercanos, desde los cuales escogerán entre tres senderos de hasta 13 kilómetros (8 millas) cada uno para caminar hasta el sitio de la celebración.

Se prevé que más de dos millones de personas asistan a la misa.

El Papa estará en Brasil entre el 23 y el 28 de julio para celebrar el Día Mundial de la Juventud y oficiar dos ceremonias religiosas en la playa de Copacabana en Río de Janeiro.