El Gobierno regional de las Islas Baleares pidió una fianza de responsabilidad civil para Iñaki Urdangarin, yerno del rey Juan Carlos, y su exsocio Diego Torres, de casi 3,5 millones de euros en relación con el caso de presunta corrupción en el que están imputados.

La comunidad autónoma solicita al juez instructor del caso, José Castro, que dicte esta medida cautelar contra los principales imputados del llamado caso Nóos, que investiga el presunto desvío de fondos públicos.

Esta petición se suma a la fianza ya reclamada el pasado 21 de noviembre por la Fiscalía Anticorrupción y la acusación particular de casi 8,2 millones de euros (unos 10,4 millones de dólares), informaron hoy a Efe fuentes jurídicas.

La justicia investiga el supuesto desvío al Instituto Nóos, presidido por Urdangarin y Torres, de unos 5,8 millones de euros de dinero público entre 2004 y 2007.

La solicitud de las autoridades regionales de Baleares pretende cubrir los posibles daños pecuniarios ocasionados a la comunidad en el caso Nóos.

Iñaki Urdangarin, duque de Palma, es el esposo de la infanta Cristina, la hija menor del rey Juan Carlos, con la que se casó en octubre de 1997.

El pasado mes de febrero, compareció ante la justicia en Palma de Mallorca y defendió su inocencia y su labor al frente del Instituto Nóos, una entidad que presidió entre 2004 y 2006.

También reconoció en su declaración judicial que el rey Juan Carlos le pidió en 2006 que dejara sus actividades profesionales relacionadas con el sector público.

La infanta Cristina e Iñaki Urdangarin dejaron recientemente Washington, donde residían desde hacía tres años con sus cuatro hijos, para regresar a España tras solicitar una "excedencia temporal" en el contrato que el duque de Palma tiene con la multinacional de telecomunicaciones Telefónica.

El juez del caso decidirá a partir del 15 de enero sobre la solicitud de fianza civil presentada por la Fiscalía Anticorrupción tras ampliar hasta el 14 de enero de 2013 el plazo de presentación de alegaciones.