La exjefa de Gabinete de la Presidencia brasileña en Sao Paulo, Rosemary Novoa de Noronha, destituida el pasado sábado por su supuesta implicación en una trama corrupta, dijo hoy estar "perpleja" con las acusaciones y negó haber incurrido en prácticas corruptas o tráfico de influencias.

"Aún perpleja con el caso, tengo la absoluta certeza de mi inocencia. No cometí tráfico de influencias ni ningún acto de corrupción. En breve será probado", señaló la exfuncionaria en un comunicado enviado a los medios y firmado junto a su abogado.

Noronha está entre los 18 acusados por la Policía Federal en la llamada Operación "Porto Seguro" que tiene como objetivo desmantelar una red que supuestamente implica a varios altos funcionarios del Estado para elaborar informes técnicos fraudulentos y favorecer a empresas privadas en contratos públicos.

La operación fue lanzada el pasado viernes y un día más tarde la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, ordenó la destitución o separación del cargo de todos los funcionarios implicados.

Noronha, quien ha sido acusada de tráfico de influencias y corrupción, había sido secretaria del exministro de la Presidencia José Dirceu, que recientemente fue condenado a más de diez años de cárcel en un mediático juicio por corrupción celebrado en el Tribunal Supremo del país.

"De la noche al día mi vida ha sido investigada y apuntada como elemento central de un esquema delictivo", expresó Noronha, quien agregó que dadas las circunstancias ella es "la persona más interesada" en demostrar que no está implicada "en supuestos fraudes en laudos técnicos o corrupción de servidores públicos para el favorecimiento de empresas privadas".

Asimismo, negó que durante el tiempo que trabajó para el gobernante Partido de los Trabajadores (PT) o para la Presidencia brasileña haya incurrido en alguna práctica "ilegal, inmoral o irregular" que contara con el favor de Dirceu o del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

También reconoce la estrecha amistad que la une "desde hace más de diez años" con Paulo Vieira, quien junto a su hermano Rubens, ha sido apuntado como jefe del grupo investigado y ha sido apartado de su cargo como director de una agencia reguladora.

Pero Noronha niega tener conocimiento de relaciones profesionales o personales entre el exmandatario Lula, José Dirceu y los hermanos Vieira.

El telenoticias de Globo "Jornal Nacional" reveló esta noche el contenido de un intercambio de correos electrónicos entre Noronha y Rubens Vieira, en los que este último pedía la intervención de la ahora exjefa de gabinete de Presidencia para su nombramiento al frente de una agencia pública.

Asimismo, Noronha solicitó por la misma vía a uno de los hermanos que intercediera en la designación de su hija para un cargo como asesora en la Agencia Nacional de Aviación Civil (Anac).